by Taller A

[Este artículo fue escrito por un aliado de este Taller: Alegra].

Emprender no es fácil, tiene muchas complicaciones aunque también muchas satisfacciones. En el mundo de los negocios y la innovación cada vez hay más personas tratando de impulsar sus proyectos. Dentro de esas complicaciones está el tema de formalizar tu emprendimiento y alrededor de este tema surgen muchas dudas más, como:

  • ¿Cómo formalizar? 
  • ¿En qué momento hacerlo? 
  • ¿Qué tener en cuenta?

Además, hay que sumar que muchos de nosotros les preguntamos a nuestros amigos, colegas o familiares sobre experiencias, consejos e incluso documentos (estatutos, contratos y otros) que ellos hayan vivido.  Lo cierto es que no hay fórmulas mágicas, cada emprendimiento tiene su propia receta. Sin embargo, queremos contarles algunas cosas que son importante que tengan en cuenta:

1. Primero, es importante que sepas que la creación de una SOCIEDAD (SAS por ejemplo), no es la única manera de formalizarse. Desde el primer día de empezar tu empresa, puedes iniciar formal sin necesidad de crear una sociedad, a continuación te contamos cómo:

Las personas naturales (es decir, ustedes a nombre propio) pueden iniciar formal, registrándose en Cámara de Comercio como comerciantes y, además, pueden ir a la DIAN a sacar su RUT. Con ello, ya empezaron y emprendieron formalmente. Además, ya con eso pueden operar, emitir cuentas de cobro y estar al día como comerciantes. 

Sin embargo, normalmente los emprendedores, estamos acompañados de socios al momento de iniciar, entonces para ese caso, los socios pueden firmar acuerdos privados de socios donde establezcan las reglas de juego de su empresa y, así ya estamos formalizados. 

2. Segundo, una vez el negocio o el emprendimiento vaya avanzando (facturando, creciendo) ya puedes mirar qué figura o tipo de sociedad te conviene más, normalmente por facilidades se crea una SAS para que ya, como accionistas, continúen la operación del emprendimiento y, a su vez, ese acuerdo de socios inicial que tenían evolucione a un Acuerdo de Accionistas. 

Por otro lado, alrededor de la formalización NO solo está el tema de creación de empresa. También está en organizar la compañía administrativa y contablemente. Muchas veces escuchamos afirmaciones como “muchos impuestos y me comieron”, “quebré”, “quedé super endeudado”, entre otras. Esto puede obedecer a muchas razones, pero la posibilidad de que te pase se puede reducir mucho si inicias desde el día cero, muy organizado desde el lado administrativo y contable. Para esto te puede ayudar una herramienta en la nube como Alegra: www.alegra.com

En conclusión podemos contarte que las mejores prácticas que puedes aplicar para evitar complicaciones formalizando tu emprendimiento son: 

  1. Empieza formalizado desde el día cero del emprendimiento. No necesariamente la SAS es el único camino para comenzar.
  2. Haz acuerdos con tus socios, así sean familia, amigos, compañeros, deja todo claro y por escrito.
  3. Manténte bien organizado, siempre organiza tu empresa y mantenla al día.

Pd del taller: ¿ayuda con todo esto, muchach@s? Aquí estamos.



Post relacionados

Escribe un comentario