by Taller A

¡Artículo muy interesante para los que buscan financiación! Aquí vamos: a explicarles qué es, sus características y sus ventajas.

El venture capital o capital de riesgo es una de las principales alternativas de financiamiento para los emprendimientos o las empresas en crecimiento. ¿Por qué? Porque es una fuente flexible de mediano y largo plazo para todos los que tienen ganas de crecer.

Un poco de historia para los que adoran los datos extras…

Todo comenzó en Estados Unidos, en la primera mitad del siglo XX cuando algunas familias como los Vanderbilts, Whitneys o Rockefellers empezaron a hacer inversiones estratégicas en otras empresas privadas. La práctica se extendió y firmas como Sand Hill Rd comenzaron a usarla. Después, compañías como Atomico Ventures, Balderton Capital, Index Ventures invirtieron en Europa, Asia y Latinoamérica.

¿Y entonces, cómo funciona? Los fondos de capital de riesgo aportan un capital a la empresa en crecimiento (con altos niveles de riesgo) a cambio de un porcentaje de esa empresa.

¿Para qué? Para que el valor de la empresa aumente y obtengan un retorno económico a mediano o largo plazo a través de compradores estratégicos.

Les compartimos algunas de las características:

  • Son vehículos diseñados para aportar capital a las empresas en crecimiento.
  • Son administrados por equipos profesionales especializados.
  • La permanencia de este tipo de inversionistas es de tres y siete años.
  • Normalmente no adquieren participaciones que otorguen el control de la compañía.
  • Establecen mecanismos de salida en los documentos de soporte de la transacción.
  • Buscan empresas con altas posibilidades de crecimiento y que tengan productos o servicios con diferenciación competitiva.
  • Buscan que la compañía conserve su identidad para que sus fundadores permanezcan en ella.
  • Realizan su retorno normalmente con el aumento del valor del patrimonio de la compañía, y no a través de dividendos.
  • Se deben negociar documentos legales como contratos de compraventa de acciones, acuerdos de accionistas, reformas estatutarias antes de un proceso de debida diligencia.

Algunas de las ventajas son:

  • Mejoramiento en la toma de decisiones.
  • Experiencia profesional de los ejecutivos y profesionalización de la estructura gerencial.
  • Capital de largo plazo, sin exigencia de pagos de intereses.
  • Oportunidad de crecimiento en menor tiempo.
  • Aumento de contactos para el desarrollo de los mercados actuales o para la apertura de nuevos mercados.
  • Facilidad en alianzas estratégicas.

Por supuesto, no los vamos a dejar sin algunos ejemplos que tenemos en Colombia de fondos de capital de riesgo…

En Medellín: la empresa Promotora de Proyectos, una firma especializada en gestión de fondos de capital privado y banca y de inversión. Tienen un fondo de capital emprendedor (Progresa Capital) que cuenta con 21 millones de dólares. Sus inversiones están orientadas a empresas tecnológicas que están empezando operaciones, se encuentran en una etapa temprana de crecimiento y requieren capital y acompañamiento estratégico para desarrollar mercados e introducir nuevos productos de manera acelerada.

En Bogotá: la empresa Polymath Ventures, quienes se enfocan en construir compañías que den respuesta a las necesidades reales de la clase media en América Latina a través de modelos de servicios innovadores. No se limitan a un solo sector, sus empresas van desde el transporte a la educación y los alimentos.

Finalmente, queridos emprendedores: si se encuentran en algún proceso donde algún inversionista de este tipo está interesado en tu empresa es muy importante conocer bien esta figura (la del inversionista), sus riesgos, objetivos y mecanismos legales… ¿Necesitas ayuda? ¡Aquí estamos!



Post relacionados

Escribe un comentario